Salvador Juarez Orruego, poemario de C. Ortiz, Memoria del agua.


19 Feb
19Feb

RESEÑA

       Podríamos decir que el poemario Memoria del agua (Buenos Aires, Argentina: Editorial El Mono Armado, 2020) de la poeta argentina Cecilia Ortiz es una historia memorial en tres facetas o partes, con treinta y dos poemas en total y sin títulos, pero suplidos por una enmarcación, la obra se extiende a treinta cuatro páginas. Es un poemario que toma, Memoria del agua como metáfora central de las vivencias de la propia historia de vida de su autora; esta metáfora juega con otro elemento central, aunque, al parecer, no metafórico: la piel. Estamos, entonces, ante una obra de alto vuelo lírico.

       No pretendo aquí crítica literaria alguna ni que mi descripción coincida con la propia de la poeta. Pero, con mis comentarios y la cita de los poemas, sí pretendo presentar o, mejor, describir  a grandes rasgos el contenido de la obra, así como también observar que en sus versos permite  experimentar la frescura y la agilidad literaria con que la escritora y poetisa argentina desarrolla las tres partes de su obra tomando, repitiéndolo de nuevo, la memoria del agua como el eje central de su lírica; después de anunciar al lector sobre “Su marea callada/sobre sus rocas indefensas”, el poema cinco de la tercera parte de la obra declara su eje central:


Memoria    paraíso en espirales o enredadera

                   secreto universo de mareas 

                           en mi océano fértil 

memoria     mi itinerario habitado 

                   por vestiduras de agua 

mudas cenizas que aguardan 

                  un pedernal 

                  confidente en el espejo. 


Réquiem exhausto 

en la espera del carruaje de mi deseo 

(como vertiente que cae devorando segundos) 

hechiza y convierte

duerme antes de germinar 

                    sobre mi carne en crepúsculo 

duerme        bajo la irisada luna (oculta) 

                    que es afonía 

                    en mis manos convocantes. 


Se levanta una ola desde mi recuerdo.

Sobra el agua. 


      Su sensibilidad es profunda y su capacidad de retrato muy vívida, en tanto en  su poesía se puede advertir  planteamientos innovadores. Memoria del agua es un poemario que llena la oscuridad de luz, que está dedicado al agua como inmensa metáfora de la vida y sus circunstancias que la envuelven. Su lírica permite ver que la escritora y poetisa traza con gran belleza de expresión y forma del poema un entramado de poemas repletos de nostalgia y magia. Precisamente sobre esa magia que abre camino en la oscuridad, escribiendo un gran poemario con treinta y dos joyas poéticas:


 11 (Tercera parte)


Celebro en el tacto 

                  cada gota de rocío 

                          antes que se inmolen 

                          en un ensayo fugaz 

                                      de tristeza 


bajo mi piel 

                         que no sabe aceptar 

                   el límite irrazonable   

                                      del duelo 

                             

                        anidado 

                   -como una queja-

                        entre estas palabras


 y

 rememora      -aunque duela- 

                  el recuerdo que trae cada día


                  beber del agua 

                                   su memoria.


La marea   se aleja.


                                     Respiro.


     Como Cecilia Ortiz tiene presente los recuerdos vividos los plasma en poesía. Conectando así el alma del lector con su propia vida, alberga su historia de la vida, una historia que en ocasiones lleva a detener el tiempo o ser víctima de la voracidad. Todo ello es retratado con tanta delicadeza con su voz poética, una voz que sabe saciar la sed de la sensibilidad, la esperanza, la luna, los recuerdos, el misterio y las almohadas. Todo ese mosaico de momentos infinitos, que nacen en el sufrimiento humano, algunas veces, por el dolor:


La marea insiste sobre mi nombre 

           como un llanto desolado 

                              niega 

                              maldice 

                              resbala 

son 

           mis labios heridos  

                                     -repiten la frase marchita-  

           los que quiebran esa máscara 

                                                   de silencio 

                                        huracanado y rebelde 

ahora 

            como rumor doliente o cerco que se desmorona 

            mi corazón abre ventanas  

(la marea regresa/ pleamar/ luna llena) 


sabe 

que el día me toma de la mano 

                  cuando hago  equilibrio

                  sobre la cuerda  del tiempo. 



       De manera que, se puede destacar, como este poemario puede ser dirigido a toda clase de lectores, tanto a jóvenes como a jóvenes adultos y adultos mayores, hombres y mujeres,  por la experiencia humana universal que despliega colmada de esperanza madura en esta vida que se nos presenta frecuentemente complicada.


Languidecen los minutos 

                   mis manos bucean una metáfora 

entre naufragio y navegante.

 

Mis recuerdos 

                  líquidos como la desmemoria

tienen deseos de invadir la esperanza 

                 que se aleje del sueño repetido 

                 y el bálsamo de realidad 

                         sorprenda mi geografía peregrina.

 

liviana de credos 

escapar del torbellino.


         Por consiguiente, podríamos encontrar, en muchos de los poemas, palabras adecuadas, integradas en poemas, pues la escritora Cecilia Ortiz sabe hacer uso, del ritmo, la belleza, la emoción de una frase, una oración gramatical, interesando la lectura del poemario:


Descifro instantes para comprender 


esta espina que duele 

           (desde la tristeza) 

           porque aquel niño perdió la sonrisa 

           sin manantial para saciar la sed 


es apremio            es sentir frío 

                      frente a la batalla diaria 

                             que azota 

                             desde el dónde y el por qué 

          se apoya en mí

          permanece              da manotazos 

          hasta perderse en  el fondo 

                              de una pregunta 

                              -nadie responde- 

el dolor eleva polvo                lo hace montaña 

                                                (miedo) 

vertical aguacero             llovizna  que no cesa. 




Mi puño cerrado ruge 

          frente a la puerta cerrada 

                         contra la que se suicidan 

                                           lágrimas 

                                           sinsabores 

                                           razones.  


        Para concluir, el poemario describe la historia de vida con elementos dominantes usados por la escritora para destacar el tema del poemario Memoria del agua significado o sentido de la obra, con una hipótesis razonable acerca del significado poético y simbólico de la historia de vida, usando criterio muy particular determinando como composición, expresión, creatividad y la comunicación. La grandeza del poemario es un reflejo poético, cuando aparece el desaliento por la tristeza, la perdida de algo, como toda gran obra poética a su vez, una síntesis y fuente que irradia el espíritu de Cecilia Ortiz, que contribuye a forjar la poesía a la nueva generación. Por lo que se recomienda el poemario para su lectura, meditación y memorización de algunos de los poemas, por la universalidad que su poesía proporciona.



Salvador Juarez Orruego

Grupo de Poetas y Poesía Lírica Emergentes Tu Voz (GPPZETV)


Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.