Entrevista a la poeta, ensayista y crítica literaria mexicana Beatriz Saavedra Gastélum


19 Feb
19Feb

Beatriz  Saavedra Gastélum es poeta, ensayista,  crítica literaria y codirectora mexicana de la Editorial Floricanto A.C.; tiene en su haber siete libros publicados entre poesía, ensayo y crítica; sus poemas han sido incluidos en un gran número de antologías, revistas y periódicos nacionales y extranjeros, y traducidos a lenguas indígenas, al francés, inglés, holandés y alemán; dirige el Taller de Creación Literaria “Alicia Reyes” en la Capilla Alfonsina (INBAL); coordina el programa  poéticas de la inteligencia en “mujeres a la tribuna” IMER y coordina la cápsula literaria en ASTL.TV. Forma parte de una generación de nuevos poetas y escritores mexicanos.

 Para nuestra AVPLA-Revista de Poesía tuve el privilegio de entrevistarla. Y ahora la compartimos.

GR. ¿Consideras que el escritor, hombre y mujer —especialmente poeta y ensayista— nace o se hace o ambas cosas?

Considero que el escritor nace, aunque como dice Alfonso Reyes existe una “emoción poética”, ese lugar donde el hombre se da la libertad de sentir, de expresar su propia concepción del mundo; viene después esa parte de “construcción poética”, en donde, lo que se ha expresado y escrito en forma libre toma ya una forma literaria, ordenada y objetiva.


GR. Tradicionalmente se ha dicho que escribir es una forma de terapia, es decir, un medio de catarsis sicoemocional del escritor. ¿Qué piensas tú? Desde tu experiencia como escritora, ¿hay alguna relación entre escritura y neurosis?

Bueno en realidad no, creo que aunque algunas veces escribir puede ayudar en ciertas terapias de tratamiento sicológico, existe una enorme brecha entre el escribir sentimientos íntimos por terapia, con lo que conforma escribir literatura seria y formal. Podríamos pensar en el diario de Ana Frank, que seguramente escribirlo le sirvió para sobrellevar y aguantar en el encierro que sostuvo junto a su familia por tanto tiempo, pero es precisamente ahí en donde el escritor, para quien lo es, da la oportunidad de surgir desde la literatura de esa forma brillante.


GR. ¿Existe para el poeta una inspiración mágica que lo mueve a escribir sus versos?

Pienso que existe en los poetas una necesidad nata de hacerse las preguntas vitales de la existencia del hombre, que su percepción particular del mundo desde que nace es diferente y por ello hay muchas cosas, que lo inspiran y lo cuestionan.

Para un poeta observar es poder nombrar al cosmos, a la sociedad y a las personas desde su forma única y especial, rodea las cosas, sorprende al cristal desde donde observa, se detiene en la orilla clarísima del rio y sabe, al igual que Heráclito, que no puede cruzar ese mismo rio dos veces, todo para él es canto y advertencia.


GR. Tú que te has especializado en literatura española e hispanoamericana, ¿por qué será que pareciera que la tendencia de la crítica literaria contemporánea se centra únicamente en los escritores ya “canonizados” o ampliamente conocidos y reconocidos como tales?

Bueno, creo que falta aún realizar estudios sobre un gran número de escritores, más aún podríamos decir que los estudios que más están haciendo falta, es el análisis crítico de la obra de un gran número de mujeres escritoras, no sólo las actuales o de este siglo, sino escritoras desde la antigüedad hasta nuestros días y de diversas partes del mundo, escritoras a las que no se les ha dado el reconocimiento necesario y no se ha valorado ni estudiado a profundidad su obra, como sabes yo coordino el ciclo de conferencias, “La poética de la inteligencia” en el museo de la mujer UNAM cada mes desde hace ya varios años, ahí tratamos de hacer ese análisis a partir de la calidad escritural de estas escritoras. Ha sido una ardua labor, pero considero que al igual que a mí, hay mucha gente que está interesada en el estudio de la obra literaria de tantos escritores nacionales y extranjeros.


GR. ¿Es posible la originalidad en la literatura especialmente poética?

Claro, la literatura, al igual que todo en el mundo va evolucionando hacia nuevas formas; hacia nuevos sentidos; hacia nuevos paradigmas. Ahora podría pensar si lo que escribimos ahora sería igual antes de la pandemia antes de haber estado confinados en cuatro muros por tanto tiempo, cuando la intuición y la alteración de la luz entre roperos y sillas nos han marcado claramente, cuando las fronteras se han abierto y convivimos de forma directa y simultánea con personas en todas partes del mundo a través de la redes sociales, interactuamos con ellos y nos empapamos de sus formas de vida, convivencia y existencia.

¿Qué ya todo está dicho en la literatura? Sí, yo también lo he escuchado, pero no lo creo.


GR. Un tema complicado es definir la poesía, ya que cada quién la define con base a su experiencia y perspectiva teórica literaria. ¿Cómo la defines tú?

Definir la poesía, ese si es un gran reto. La poesía es un huésped o un camino, un lugar o una presencia, una forma diferente de nombrar al mundo decía Octavio Paz. Desde el inicio del tiempo se cree que los filósofos, los místicos y los poetas beben del mismo abrevadero, así que eso me da a mí un universo desde donde abarcar al mundo y a la historia del hombre a través de la poesía.

Si quieres saber de la historia de un pueblo, lee a sus poetas.


GR. Hay autores que, aunque no son poetas (por ejemplo, Vargas Llosa), siguen a Nietzsche en que piensan que el poeta miente demasiado como poeta. ¿Piensas tú igual? Si  sí, ¿de qué manera?

Me gusta la pregunta, y yo preguntaría ¿qué significa mentir dentro de un quehacer literario?, donde existe una ingente extensión de entreveres, dónde dentro de la filosofía existe una enorme capacidad de discernir entre lo que para cada uno es la verdad, la ética, la moral, el pensamiento o el dogma. Entonces quién podría decir que algo simple pensado o escrito es mentira al plasmarlo en un papel dentro de la visión personal del mundo del poeta, si lo que para mí puede ser  un borde de arena a orillas del mar para otros podría ser un borde de agua que roza tenuemente la tierra, es algo simple, no puede nombrarse lo que no se entiende.

GR. ¿Cómo ves el panorama poético actual, sobre todo el de las redes sociales?

Pues me encanta que la gente lea y escuche poesía, que se abran los caminos a la palabra, sí, actualmente estamos conviviendo a través de las redes sociales ojalá se llenaran de poesía.


GR. Para ti, ¿existe poesía mala y buena?

No podría decir si hay buena o mala literatura o poesía; podría decir que falta desarrollar rigurosamente la formación literaria de un texto, académico o poético, porque sí existe un rigor intelectual y de formación académica al escribir, en el taller de creación literaria en La Capilla Alfonsina que coordino, siempre estamos buscando esa formación en los textos, ese rigor de formas y de contextos, lo que Alfonso Reyes describe como La experiencia Literaria.


GR. Finalmente, ¿qué recomendarías a los poetas emergentes e incluso a los que tienen trayectoria?

 Que lean a los grandes poetas y escritores, y que al escribir sean fieles a su pensamiento, uno aprende formas y maneras de escribir, pero luego hay que encontrar la voz propia, el sentido de formas para aprender a nombrar al universo desde esa perspectiva única que cada quien posee.


 

George Reyes

Poeta, ensayista, editor, crítico literario ecuatoriano-mexicano; fundador de la Asociación Actuales Voces de la Poesía Latinoamericana (AVPL) y de la revista AVPLA-Revista de Poesía.

19Feb
Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.