Poemas


19 Nov
19Nov

 

POEMAS DE ALMA DEL CAMPO


ROMANCE  PARA  UNA  LUZ*

En un rectángulo blanco

que como una cruz se eleva

en el sombrío silencio

de algún rincón de la tierra,

el dolor, monstruo incoloro

con frágiles cuerpos juega…

-Lágrimas, penumbras, sangre,

angustias, llagas y quejas-

hay veces, que la esperanza

como de un sueño despierta;

pero otras…¡No!...¡qué espanto

la muerte en puntillas llega!

Quiere robarnos la vida

de aquella madre famélica,

o de aquel anciano dulce

a de aquel niño poeta...

Pero no siempre lo alcanza…

¡porque alguien le hace guerra!

¡Es una mujer  anónima.!

¡Tiene la mirada tierna!

¡Su voz es como de miel!

¡Sus manos como la seda!

¡Cicatriza las heridas!

¡Calma el sufrimiento!...¡Alienta!

¡Llora, con aquel que llora

el calvario de una pena!

¡Al humilde lo acaricia,

y por el rebelde, reza!

¡ Es una mujer… anónima

que  la llaman; enfermera!


Pero… yo, que la admiro

por su  límpida nobleza,

por su santa abnegación,

por esa total entrega…

no quiero verla sin nombre

ni que sea la enfermera,

sino con mi bendición…

¡¡¡una luz  en las tinieblas!!!


*Poema inédito


NO EXISTE EL OLVIDO*


Por la calle larga -que abraza distancia-

deshoja sin miedo la flor de la ausencia

que de la violeta de mi amor, su esencia,

será siempre tuya….¡Tuya su fragancia!


Y cuando su manto -sobre la natura-

despliegue la noche que todo idealiza,

en el beso tierno que te da la brisa

mi voz cristalina, oirás, que murmura…


-Los labios que dicen, que existe el olvido,

que el tiempo es un río que ahoga el pasado,

son labios que niegan lo hermoso y sagrado

de lo más sagrado y hermoso vivido.


*De la antología “Pentagrama de Sueños”

(Montevideo, Uruguay: Central de Impresiones Ltda., 1991)



MI  POESÍA


Una noche de insomnio

sentí que en mis entrañas

crecía como un feto

un caudal de palabras…

y a la luz de una estrella

que al oriente danzaba

esperé el nacimiento

de la prosa anunciada;

pero fue una poesía

el fruto de mi alma…

La cubrí tiernamente

con una rosa blanca

y en la ilusión de un sueño

la elevé a la montaña…

Pero allá -en las alturas-

donde no se amalgama

lo bello del espíritu

que por el valle avanza,

con muda indiferencia

le recortan las alas;

y… ¡mi pobre  poesía!

buscando la mañana

navega –¡sin querer-

por un río de lágrimas!



MI NADA


Cae la noche

sobre mi nada de papel!

¡Me asusta el silencio!...

¡Me asusta la soledad!...

¡El cielo sin luna!...


Palpo mi fragilidad,

y trémula convoco las musas

para acorazarme de metáforas.

Pero…mi voz es apenas un laso suspiro.

Mi voz, por más que dilate su mágica mano

no logra trazar…

ni el balbuceo de una sola palabra…


Los polícromos colibríes

que aspiraban sobrevolar

la fantasía

se decoloran en la arteria de mi pluma.


Desde el lecho -en que dormitaba-

una página en blanco, me sonríe…

Sabe …¡que no voy a escribir

porque , hoy, mi nada,

me invita, sólo, a soñar!



DOMINGO


…¡Se fue otro domingo!...

¡Se esfumó en el tiempo.

como una nube en el espacio…

-dejándome perdida-

en la obscuridad de la madrugada…

llena de dudas,

de miedos

y sin luna creciente.

…¡Me inmovilizó el insomnio!

El lucero me acechaba

desde una galaxia

sin nombre

y… yo, a él, ¡por una grieta del silencio!

Oí cantar los grillos hasta que enmudecieron.

De pronto …en el horizonte,

se yergue.

con su energía de siempre,

la medalla roja del sol,

prometiéndome

-al abrazarme con sus rayos de luz-

otros domingos.

…Otros domingos sin la magia del de hoy..

por supuesto, distintos…

Pero… sin restarle los etéreos colores

que es el milagro de nuevo amanecer.


EL  SILENCIO


Me gusta el silencio porque en él se sueña…

Su magia celeste es paz y armonía…

Semillas que siembra la brisa abrileña

para que florezca la idea en poesía.


Me gusta el silencio porque acerca a Dios.

Silenciosa es siempre la luz del Sagrario.

Silenciosa el alma que eleva su voz

a suave desliz de un blanco  rosario.


Me gusta el silencio… Pero si embargo

le temo. Le huyo porque siempre hiere.

Del silencio emana el recuerdo amargo

y el silencio ronda donde alguien muere.


MAR  ADENTRO


Por fin…

Por fin logro escapar

de la enmarañada selva

donde me perdí una noche.


A obscuras…

¡Pensé mucho!

¡Lloré mucho!

¡Recé mucho!

 

De pronto…¡sale el sol!

Gracias a su luz,

a esta hora…soy feliz…

Feliz y desatando las amarras

de mi débil barca azul.


Aún…estoy en la orilla…

Pero, en breve estaré navegando

hacia el profundo mar

de mis musas.


¡Mañana… regreso a la poesía!


SONRISA


En el mundo de la risa

la vida es maravillosa

pero… nunca más hermosa

que una cándida sonrisa.

¡Es el beso de la brisa…!

¡Es del alma la pureza...!

¡Es del iris  la belleza

-cuando deja de llover- …!

¡Es el amar… y el creer,

la misma naturaleza!


 Es la sonrisa del niño

como el sol cuando deshiela…

y es lo más para la abuela

¡con cabellera de armiño!

Es la aurora del cariño

que al universo ilumina

-cuando esa luz cristalina

que se retrata en su faz-

hace florecer la paz

que de su ángel germina.



Alma Del Campo

Poeta uruguaya

Asociación Actuales Voces

de la Poesía Latinoamericana (AVPL)

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.