11 Mar
11Mar

      Poeta, actriz y escritora (1978) de Chordeleg, provincia de Azuay, Ecuador. Ha participado en festivales nacionales e internacionales de poesía. Participa regularmente de las actividades literarias de la Casa de la Cultura Ecuatoriana  “Benjamín Carrión”, núcleo de Azuay, entidad cultural que le editó su poemario El día jamás pensado. Ha publicado también el poemario La puttana cruz. Sus poemas aparecen en antologías nacionales, locales e internacionales. La poesía sensorial e hipocondríaca es determinante en su voz poética lírica sensible.


POEMAS


VIRUS


Bacilo, tan lejos te oí cierto día

tan ajena a tu causa me advertí

que ni tu nombre convalecencia,

más tu afición cruzó fronteras.

Sucedió de pronto tu llegada

Tan intensa fue tu señal mal ávida

que el miedo fluyo por los aires

Y todos se quedaron en casa.

Un toque de queda bastó

El dilema por la vida galopa

Qué manera de ensañarte

con aquel impío de lado.

Calles vacías y silencios totales

Zarpan un nuevo destino otra vez

Confina una guerra a la conciencia

y echa al olvido lo que un día fue.

Con frecuencia más aislados

Alaridos temen tocarse y abrazarse

Contigo el tiempo no se sabe

El momento de resistir ha empezado

A través de mi ventana.



LA LEY DEL SILENCIO 



Vinieron por mí, por qué, no lo sé

qué fue lo que hice… no lo sé

no hubo momento para platicar,

tampoco pidieron que les hable.


Los cortes de pronto me quebraron

me destrozaron poco a poco…

talaron mis brazos frondosos,

apenas un cuerpo leñoso respira.


A cierta distancia sobre el suelo

con las alas rotas me dejaron…

me sostiene mis raíces longevas,

percibo que fluye cada parte de mí.


Tal vez alguien podría ayudarme…

recuerden que mi sombra es refugio,

no, no hay nadie que pueda escucharme,

quizá un buen corazón recoja mis pedazos.


Los nidos que habitaban emigraron…

arrancaron mi madera pero no mi existencia,

lo queda de mí se convertirá en fuego

pero aun así, no pienso rendirme.


Sé que viviré aunque esté por la mitad

arrimada mi voz no pido perdón, ni olvido

el tiempo toma lo que le pertenece,

y solo aguardo la ley del silencio.


Surgidas ramas a mi tronco crecerán

Sí, a instancias brotarán nuevas hojas,

al resplandor del sol seré grande y radiante

porque un día volveré, más fuerte que nunca.




 UN TIRO DE GRACIA


Aquel nido de amor

había sido desterrado

un par de lenguas demás

rondaba en el reino.


No hubo ley para ella

estaba loca y vagabunda

Sin precio su mirada…

pobre, la mulata jubilada.


Cortaron sus alas de a poco

mutilaron su voz sin repudio

Y sin vergüenza encadenaron

su existencia al olvido.


Asechada en la oscuridad

Temida rasgaba un dolor

sus vestiduras guardaba frio

presentía los últimos minutos.


Sin pudor ese puño la persigue

su corrida no tiene salida…

y ahí entre las cuatro paredes

frente a su corazón un tiro de gracia.



CORAZÓN SALVAJE


A espaldas flamea el grito sólido

en huelga la tierra que nos vio nacer

leales los hijos que caminan con rigor

tomados de la mano rompen...

la fuerza bruta que no escucha

y al silencio mal hambriento.

Piedra sobre piedra su palabra

su voz impávida cruza sin miedo

su fuerza analfabeta entre las llamas

con pie firme su puño ignorante.

Agitada tarde que embolias

la necesidad revive al pobre

la cobardía esconde aquellos

que dijeron ser como nosotros.

Solo queda una fe caudalosa

emanada de laberintos bosques

a golpes se lanza el ímpetu coraje 

el valor de una lucha bravía...

se desangra, pero se no rinde.

Somos  flora y fauna latente

en la libre cosecha del día...

Somos la alborada de un amanecer 

la raíz pura de una herencia...

Somos el poder de un corazón salvaje.


LA LOCA


Luego del pan con dulce

viene el sabor más amargo,

la otra cara de la moneda.

Cuando la realidad convive

la razón ya no es necesaria,

es ahí cuando nace el amor.

Al caer la tarde los errores

cobran una vida llena de arrugas,

y un triste café mal hecho relincha.

Empieza las guerras infantiles

la conciencia poco hace cuenta

y la noche cada vez más larga.

El dolor engorda lento y ansioso

se mira al espejo y nada es como ayer

la decisión en bagajes neblineros,

estrecha la mirada de auxilio.

Algún samaritano dará la vuelta…

en juego una reputación que no sirve,

la culpan por callar y amar.

El egoísmo ha tomado sus maletas

es que necesita volver a empezar

desde el otro lado del vagón.

En sus manos semillas frescas

y con el corazón frío y sin techo,

quien acoge a la loca que se queda.

Que pase el tiempo para curar heridas

que algún día llegue la verdad…

y que mañana cada quien tenga lo que se merece.


George Reyes


Fundador/Director 

Asociación Actuales Voces de la Poesía Latinoamericana (AVPL) y 

la revista online Avpla-Revista de Poesía


11Mar
Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.