POEMAS DE TEODORO DELGADO PALACIOS


19 Aug
19Aug

POEMAS DE TEODORO DELGADO PALACIOS*

 

¿HAN VISTO ALGUNA FLOR CON ANSIEDAD?


En los ecosistemas de natura

la vida no conoce los problemas,

las partes se entrelazan en sistemas

y nada es desechable ni basura.

En la naturaleza no hay ruptura,

pues todo sobrevive en unidad,

no existe hierba mala, hay hermandad.

El árbol aprovecha lo que llega

y todo lo que tiene al bosque entrega.

¿Han visto alguna flor con ansiedad?


El mal es el producto de la mente,

que insiste en rebelarse contra el alma,

en tal temeridad perdió la calma.

Tan sólo la bondad es nuestra fuente.

Es buena, sin malicia, la serpiente.

No hay muerte, sólo hay cambio de estación.

Resisto cuando llega la aflicción,

abrazo con el alma al universo

y siento con la tierra que lo "adverso"

es nueva creación en transición.




AMADA TIERRA



Soy un enamorado de la tierra,

la siento viva, bella y palpitante.

La quiero, verde, azul, en su semblante.

¡Sin paz, sin ella, mi alma se destierra!


Tengo mi corazón puesto en la tierra,

gracias a ella prosigue palpitante.

La miro y resplandece mi semblante.

¡Sin paz, sin ella, mi alma se destierra!


Le abrazo con el fuego de mi aurora,

le canto con sus aves, se estremece.

¡Con ella, con su canto, mi alma danza!


Me abraza con la brisa de su aurora,

me unge con fragancias, me estremece.

¡Con ella, con su canto, mi alma danza!



QUIMERA


Lenguaje del amor es mi suspiro,

que aspira complacido la fragancia

del lago, del pinar, en mi retiro,

y exhala paz que acorta la distancia.

En sueños, a colores, yo lo miro:

refléjase en sus aguas la abundancia

del cielo, de la tierra y las totoras

que juegan con el viento en las auroras.


Lenguaje del amor es el anhelo

de paz en mi cabaña, en la pradera,

con vista a la montaña y hacia el cielo,

y el fuego crepitando en una hoguera.

El lago, compañía, y un anzuelo

para pescar instantes de quimera.

Quimera, como el ave por su nido.

Aléjense las sombras del olvido.



HAY CASAS


Hay casas maquilladas por los años,

rincones que atesoran añoranzas,

de adobe y de ensamblados travesaños

que gimen cual fantasmas en andanzas.


Cual discos de vinilo, sus paredes

conservan el bullicio de menores,

y espléndidos balcones, como redes,

atrapan el perfume de las flores.


Son casas que acunaron nuestros sueños,

al verlas de emoción el alma llora,

nos vemos correteando, muy pequeños,

sus patios alegraron nuestra aurora.


Nos dice el corazón que en el ocaso,

allí recogeremos nuestro paso.

RECUERDOS


Añoro las fábulas de mi infancia,

revivo recuerdos de mi pasado,

los días felices y el anhelado

festín en el campo de la abundancia.

Añoro los juegos y mi ignorancia

de aquellos problemas de los mayores:

las penas, los gastos, los desamores.

Añoro los tiempos de mi niñez:

los montes, los saltos, mi timidez.

Y lloro soñando con mis albores.


Los golpes con lágrimas se curaban,

y ausentes los cálculos de la muerte,

tan sólo pensábamos en la suerte

de juegos y trompos que bailoteaban;

en cálidas tardes que nos quemaban,

nos dieron los árboles sus ramajes,

e hicimos piruetas en los paisajes.

Las lágrimas vierto por la emoción,

recuerdos que vienen al corazón.

¡Y el llanto pintándonos los tatuajes!



AMIGO



En las profundidades de la vida

te encontrarás con pocos caminantes,

y nunca faltará quien haga arder

tu ser cuando te hable.


En la precariedad de la mirada,

cuando el hastío eclipse tu destino,

vendrá como la paz en tempestad

el aura de tu amigo.


En lo trascendental de la existencia,

en soledad y en cósmicos abrazos,

el eco de tu amigo y su fulgor

serán signos amados.


En la fragilidad y en la añoranza

arribarán los fúnebres veleros;

tu amigo llegará para calmar

tu sed de hálito eterno.

SILENCIO



Ven silencio, tendrás cariño y techo,

calmarás el clamor de mi añoranza.

Ven silencio, levanta mi esperanza,

con tu calma los sueños yo cosecho.


Ven silencio, los ruidos te olvidaron,

te rechazaron.

 

La oscuridad,

la soledad,

fue tu escondite.


¡Qué resucite!..

… en el mundo tu mágica presencia

y a las almas fecunda con tu esencia.



FELICIDAD



Felicidad, jugando al escondite.

¿En qué rincón, incógnita, te escondes?

Vestida con la niebla te marchaste,

quedó sin tu fulgor el horizonte.


Te fuiste con dolor y desencanto,

en alas de las aves de la noche,

llorando al ver hundida la inocencia

del alma que acogió los desamores.


Felicidad, no estás tras bambalinas,

no vives en palacios ni en relojes;

en vano te buscamos en recuerdos,

no existes en fugaces estaciones.


Viviendo, sin buscarte, te encontré:

Amando, y en los plácidos acordes

del canto que enternece el resplandor

de mi alma que es nativa de los bosques.









*De su poemario Versos de arcilla y cielo, en George Reyes, ed., Actuales Voces de la Poesía Vanguardista Latinoamericana

(Ciudad de México: AVPLatinoamericana, 2021)



Teodoro Delgado P.
Poeta ecuatoriano
Asociación Actuales Voces de
la Poesía Latinoamericana
(AVPL)

19Aug
Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.