Crítica literaria: Salvatore Amauta sobre la poesía de Alicia De León Epp


18 May
18May

POÉTICA ESCRITURAL DE ALICIA DE LEÓN EPP 


Es placentero ahondarnos en la actividad literaria de la poetisa Alicia De León Epp, pedagoga de profesión y oriunda de la ciudad de San José de Mayo de la República Oriental del Uruguay. Miembro activa de la Asociación Actuales Voces de la Poesía Latinoamericana (AVPL). Reside actualmente en la ciudad canadiense de Surrey de la provincia de la Columbia Británica, del distrito de Vancouver. Su poética se difunde con el sello personal en el Grupo de Poetas y Poesía Lírica Emergentes Tu Voz (GPPLETV) liderado por su fundador, George Reyes. Ha publicado dos poemarios, Jornada Azul (2001) y Volando hacia el amanecer (2019). En el 2006, obtiene el primer premio al mejor trabajo del certamen internacional de poesía “Don Antonio M. Hernández” en su país natal y en el 2009 obtiene mención honrosa del mismo evento.  En el 2014 logra el premio “Lira de Oro”, otorgado por el grupo de poesía “Tu Voz Lírica” (México). Ha sido incluida en la antología anual de GPPLETV. Administra desde el año 2014 el grupo literario virtual “Entre Palabras”, donde despliega la matización de todo un arte visual. De León Epp, en la exposición del apetecible menú poético, cuyo público lector, día a día se muestra en ascendencia, la puntualiza como una de las voces líricas más galopantes del arte que apasiona a multitudes.

Creo conveniente antes poner a luz el fragmento versístico que connota profunda añoranza a su país de origen: “Me siento a la sombra de un recuerdo lejano/ un diciembre dorado me rodea/ se desgranan las risas como espigas de trigo en la magia del viento/.    Considero a partir del texto citado que no solo la poeta extraña al Uruguay que la vio partir, sino también, debido a los laureles obtenidos fuera de este, ella cumple el adagio:” Nadie es profeta en su tierra”. Examinaremos ahora parte del amplio repertorio de los textos de su autoría, los que testifican de algún modo, su aceptable performance.


La discursiva poética de Alicia De León Epp

 

Afirma Álvarez Tabares (2013, p.  223):” Que poesía es otra manera de producción de conocimiento, más allá de la racionalidad instrumental y la mentalidad tecnocientífica. La relación poesía, poeta y poema es el método para buscar la posibilidad de otra manera de conocer el mundo, al hombre y a Dios.”   Manifiesto aplicable tal opinión a la poesía de Alicia De León App, por esa conexión tridente que suele ella familiarizar en cada una de sus producciones literarias. Veamos algo de la unidad de estos vitales elementos en los versos de su poema “Señas”:

Marcado el tiempo se estremece / a la orilla de lo eterno si cae ¿se irán con él? ¿o nos iremos? /Un puño rojo se contrae en el pecho/ y las lágrimas que nacen fuera de los ojos/ resbalan hacia dentro/ la arcilla -casi dúctil- espera al alcaller.

¡Acaso un papel preponderante en la trilogía recae en la figura de la poetisa, al transfigurarse en la alcaller o alfarera! ¡La artesana que moldea el barro artístico y perfumado a tinta y letra! Al parecer, asume una postura de hacedora que cavila poéticamente para persuadirnos hacia un acentuado aspecto cognoscitivo.

Creo que versar, como lo hace Alicia en líneas globales, da la impresión que la unidad, de la cual somos parte, nos reduce al polvo, a la nada, al barro y al líquido ablandador, junto a la ceniza que finalmente volvemos a ser. Claro está, el manejo de una técnica poética consolidadora de identidad propia.

Poetizar con total soltura y naturalidad es tan elemental para la poeta que realmente no necesita hacerlo en medio de escenas de exagerado apasionamiento. Es consciente, al parecer, que la poesía de su autoría transita en los planos de fresca palabra.

Leer con afinidad auditiva la poesía de De León Epp es deleitarse con palabras estacionales, las que orlan estéticamente toda vestimenta floral, sobre la horizontalidad del espacio terrenal. De ese modo, subrayo los versos del texto “Merecemos”:

La mañana quiebra su fino cáliz sobre el horizonte/ y se derrama en líquidos rosados y amarillos/ empapando mis párpados aún pesados de noche./ Una canción húmeda de aurora se adhiere a mi ventana./

Interesante muestra poética que nos transporta a los orígenes de la vida, en pasajes temporales vestidos con los hijos del viento al amanecer, y con una cualidad filosófica a través de un lenguaje simbólicamente bello, y de la mano con una gran cobertura semántica de la palabra misma.

Damos la vuelta a la página de su obra bien gestada y Alicia nos ensimisma con el espíritu, develando un estilo muy singular que muta con el transitar de las circunstancias. La elevada espiritualidad de la poeta, quizá la vuelva antorcha lumínica que guíe su melodía cíclica, aflorando de su ser, para alentar a los que desfallecen en el intento de renacer como almas nuevas.

Pero, considero que la imaginación es una muestra de la inventiva de la poeta de De León Epp, la misma que da la impresión del escenario machacado, que ha aparecido, mismo fenómeno indiscutiblemente dramático, sin excepción alguna. Realmente utiliza un renovado lenguaje, exquisita riqueza metafórica que encandila a quienes tienen el honor de recitarle amenamente, caracterizándola dentro del quehacer literario, como una destacada poetisa. He aquí, versos referenciados en la crítica del poema “Despertar”:

Rasguños de luz/ en un cielo que albergó obscuridad/ hay una fiera luminosa detrás del horizonte/ soplos de fuego detrás de las montañas/.

¿Quién puede detener el día? / La crisálida se estremece detrás de mis ojos/ puedo sentir alas en la parte más honda de mi garganta/ - la libertad se despereza-

Accedemos a otros versos delineados con ponderación de la poeta uruguaya – canadiense y deja notar que existen múltiples detalles de que todo en esta vida brinda la sensación de constante movimiento. La interacción de la luz con las partículas y el comportamiento de la materia, nos lleva a creer que la poeta De León Epp poetiza desde hace buen tiempo una versificación digna de inspirarse. Su estilo de lado filosófico privilegia la funcionalidad compleja de la cotidianidad y cómo opera en el quehacer de la humanidad.

Ese lenguaje de un versado lirismo que conduce atildadamente al ritmo del poema en sí, le permite concebir a la noche con menos obscuridad, y que, por el contrario, brille con sus pies metálicos. La poeta De León Epp confía en su capacidad innata de percibir al mundo circundante de escenarios difíciles para procrear poesía. Esa libertad expresiva la hace anhelar la edificación de un planeta de iguales condiciones humanas. Con ustedes, “Vivir”: 

Es tan frágil la hebra que nos ata/ a este tenue respiro que es la vida/ y hay tantos metales que resuenan y tantos címbalos que, sin fin, retiñen/…Hay tantas sendas anchas en la noche/ y hay en la noche! ¡Tantos pasos perdidos! / Es tan breve el tiempo de la siembra ¡y tan largo el tiempo de las sombras!

Metáforas materializándose en el rostro nocturno para rendirse a sus pies con pleitesía poética. Y para cerrar con broche dorado mi modesta (la meritoria) crítica a la prolija producción de De León App, he creído conveniente transcribir el texto completo “De olvidos y futuro”:

Sombra quieta / desamparando miedos / el hoy no recuerda el ayer/ ni su flor ni su espina. Sediento declive/ ¿Cómo era el rumor del agua? / No lo sabe, el olvido es silencio/ la sombra es de piedra/ y contra ella se quiebra lo inverosímil/ una sombra no sueña/ no hay delirios en la piedra./ Al reverso de la palabra – reina depuesta- Su corona se ha vuelto serpiente/ el cielo pareciera ser el pie de la sombra/ las nubes son de tierra/ ¿Cuál es el lado derecho del mundo?/ Para el pequeñuelo con horizonte en los ojos/ no hay punto de referencia/ para él la sombre es lógica/ la serpiente indefectible/ la palabra no tiene lado anverso/ y el cielo está debajo de sus ojos/ porque él jamás escuchó/ el rumor del agua…                                                          


 Conclusiva poética

  

No basta una sola interpretación a los textos poéticos de De León App e incito  en realidad a que el lector vierta otras y diferentes perspectivas de entendimiento, sin dejar en orfandad ese relevante propósito comunicacional, a fin de que nos dé a entender subjetivamente algo. Desciendo mi óptica a esta línea interpretativa para recalcar que Alicia posee la habilidad magistral de transmitirnos un abanico de figuras sublimes, poéticamente hablando; por otro lado, estas se tornan táctiles al flotar de sus limbos metafóricos. No hay duda alguna que el lirismo atraviesa la vertebral esencia de sus trabajos poéticos, agregado o recurso omnipresente en su integridad.

La obra de la poetisa denota desde otro ángulo su otro yo, pero con estoicidad en el campo de batalla figurativa, donde encarna el líquido elemento que es la vida y la sombra hecha muerte, más la palabra configurada en ella equilibra la existencia del todo. Magnificas imágenes que clarifican su alto grado de espiritualidad y acervo religioso. Los elementos imaginarios incrementan esa estética, al parecer, producto de espacios propicios que le permiten esa conectividad con la naturaleza trascendental.  

De León Epp no estima conveniente plasmar el apellido en la corteza o piel de un árbol para evidenciar la efervescencia de los textos que, con cadencia y sentimiento, versifica, lo que le permite protagonizar el ayuntamiento de los artistas de la palabra, los mismos que se desgarran en lágrimas durante la noche. Esta es la prodigiosa pluma poética de Alicia De León Epp, para la cual enfatizo la utilización decorosa de una lírica doblemente agradable, un estilo diverso que impacta en una filosofía reflexiva, discurriéndose entre ese mundo interno del humano meditabundo, nostálgico, a veces indolente, y a la vez consolador.

Al parecer, deja aflorar instintivamente profundas corrientes artísticas que irrigan versísticamente sus arterias. Deja fluir la palabra con total naturalidad, sin mostrarnos algún lado especial. No tiene anverso, es instrumento que conmina a construirla en su totalidad y de ese modo traspase fronteras, como quien se identifica con este verso “Aquí estoy libre, aleteando los brazos, como las aves del mar”.      



 Referencia  

  

Álvarez Tabares, Julián O.  (2013). La poesía, el poeta y el poema, una aproximación a la poética como conocimiento. Escritos vol. 21, 46, 223-242.




                                                                                                                        

Salvatore Amauta (Julio César Salvador Encalada)

Poeta y demiurgo peruano, miembro del grupo literario Pensamiento Profa


18May
Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.